El nomos infrangido: globalización y Constituciones