¿Es verdaderamente Quevedo, como habitualmente se afirma, un escritor antimaquiavélico? Se proponen algunos pasajes bastante ejemplares de la actitud de Quevedo: estamosante un gran manipulador de citas; las palabras de su escritura se enlazan para ofrecer diferentes lecturas: una, inocente y candorosa; otra, que interpreta con malicia. No es que Quevedo quiera diferenciarse de Maquiavelo por su peculiar temor de Dios. Nada de eso. Es que su pensamiento es diferente, es más, es que su pesimismo quiere ser más radical que el del florentino. Quevedo no es en absoluto crítico con Maquiavelo por lo que concierne a la relación entre medios y fines, y el tema de la eficacia de la acción ocupa elprimer plano de su reflexión. Es diferente su postura por lo que atañe al orden político, pero las diferencias no proceden de preocupaciones éticas. Su cuestión no es la batalla contra la «irreligión» de Maquiavelo. Más bien se ha hecho diferente el universo en el que tiene lugar la reflexión política. Pero, si el desengaño radical de don Francisco está a gran distancia del proyecto renacentista del florentino, sus ideas también están igualmente a distancia de las posturas de los escolásticos.

Las piruetas de Quevedo ante Maquiavelo

GHIA, Gualtiero
2008

Abstract

¿Es verdaderamente Quevedo, como habitualmente se afirma, un escritor antimaquiavélico? Se proponen algunos pasajes bastante ejemplares de la actitud de Quevedo: estamosante un gran manipulador de citas; las palabras de su escritura se enlazan para ofrecer diferentes lecturas: una, inocente y candorosa; otra, que interpreta con malicia. No es que Quevedo quiera diferenciarse de Maquiavelo por su peculiar temor de Dios. Nada de eso. Es que su pensamiento es diferente, es más, es que su pesimismo quiere ser más radical que el del florentino. Quevedo no es en absoluto crítico con Maquiavelo por lo que concierne a la relación entre medios y fines, y el tema de la eficacia de la acción ocupa elprimer plano de su reflexión. Es diferente su postura por lo que atañe al orden político, pero las diferencias no proceden de preocupaciones éticas. Su cuestión no es la batalla contra la «irreligión» de Maquiavelo. Más bien se ha hecho diferente el universo en el que tiene lugar la reflexión política. Pero, si el desengaño radical de don Francisco está a gran distancia del proyecto renacentista del florentino, sus ideas también están igualmente a distancia de las posturas de los escolásticos.
File in questo prodotto:
Non ci sono file associati a questo prodotto.

I documenti in IRIS sono protetti da copyright e tutti i diritti sono riservati, salvo diversa indicazione.

Utilizza questo identificativo per citare o creare un link a questo documento: http://hdl.handle.net/11695/11808
Citazioni
  • ???jsp.display-item.citation.pmc??? ND
  • Scopus ND
  • ???jsp.display-item.citation.isi??? ND
social impact